Tips y noticias

Asesores Inmobiliarios en Querétaro

12 consejos para elegir la inmobiliaria adecuada

Estás pensando en mudarte, quieres vender, quizás comprar, cambiar de zona y obviamente conseguir un estudio de tu propiedad que te permita obtener las mejores ganancias; enfrentarse a todas estas preguntas podría llenarte de inseguridades sobre la mejor decisión.

En muchos casos la venta, renta o compra de un inmueble puede convertirse, en una situación caótica, una auténtica pesadilla y en el peor de los casos en un fracaso económico de no contar con la asesoría de expertos.

Piensa que si quieres hacer cambios sin que éstos tambaleen tu rutina debes tomar como necesario contar con una entidad que te asesore, oriente y represente de forma profesional durante todo el proceso. Por ello la mejor opción a recomendar es la de asesoría de una empresa inmobiliaria.

Estas oficinas cuentan con personal capacitado en el área y están preparadas para no solo proteger tu patrimonio, permitiendo obtener mayores utilidades, sino también te ayudarán a no incurrir en violaciones relacionadas con las leyes.

Recomendaciones para elegir la inmobiliaria adecuada

Da el primer paso

Una vez llegado a este punto solo te toca decidir cuál de las compañías especializadas te brindarán la mejor asesoría. Créelo es mucho más fácil de lo que parece.

Lo principal es ponerte en contacto con inmobiliarias de reconocido prestigio, que no significa necesariamente que sean de marca conocida.

Toma en cuenta que muchas veces el mejor profesional trabaja en una marca reconocida y otras veces no, por lo que es posible que el mejor profesional no esté donde lo esperes. Te sugerimos entonces que de primer momento no te comprometas bajo normas de exclusividad con nadie.

Te traemos 12 recomendaciones para elegir la mejor inmobiliaria y lograr efectivos resultados sin morir en el intento.

1) Infórmate bien

Lo primero que debes hacer es recolectar la mayor cantidad de información acerca de cada una de las inmobiliarias que hay disponibles de acuerdo a tus necesidades para la venta de tu vivienda. Detalla sobre su experiencia, trayectoria en el mercado, etc.

Establece citas para visitar varias inmobiliarias antes de decidir por una específica. Una vez allí es importante preguntar información concreta acerca de cómo van a realizar su trabajo.

Resuelve todas las dudas que tengas sin miedo, y guíate por la impresión que te otorgue el agente inmobiliario y la inmobiliaria en general acerca de su modo de trabajar.

Una vez completado el proceso siéntate y define: ¿Te han parecido buenos profesionales? ¿Te han dado confianza y seguridad en esta primera toma de contacto? ¿Les confiarías la venta de tu propiedad?

Sin información es imposible elegir la mejor opción para la venta, por eso es importante tener un abanico de tres o cuatro opción en función de todos estos datos recopilados de uno y otro sitio para decidirte por una o por otra.

2) Confía en las inmobiliarias

Son profesionales preparados para ofrecerte sus servicios, por los que lógicamente deben cobrar, pero te aseguraran resultados efectivos. Los honorarios que cobrará el agente no tienen por qué decir que lo hará ni mejor ni peor.

Ni el que más cobra es el mejor ni al revés.

Ten en cuenta que la promoción de tu vivienda cuesta dinero, así que no mires el dinero en este tipo de cosas.

Ciertamente la tarifa de comisión la decide la inmobiliaria, pero lo cierto es que todas suelen variar en un porcentaje de entre el 3% y el 5% del precio total de la vivienda vendida. Lo ideal es fijar un equilibrio entre las partes.

Si son buenos profesionales venderán tu vivienda tan rápido como les sea posible, con el ahorro que ello significa desde el punto de vista de evitar bajadas de precios.

Aunque efectivamente los servicios inherentes a la venta sólo los debe pagar el vendedor, también es verdad que ellos sólo cobran si finalmente venden la vivienda.

3) ¿Firmar o no firmar?

Otro punto que has de tener en cuenta respecto a lo que deberás cancelar por el servicio es que, en el caso de que llegues a un acuerdo de exclusiva, firmarás un documento en el que la empresa determinará ciertas condiciones entre deberes y derechos de todos los involucrados.

Al respecto detalla cuidadosamente que el documento esté reflejado el tiempo en el que te comprometes a no vender la casa por tu cuenta (webs, carteles en tu vivienda, hacer una venta aparte a algún conocido), ni a través de ninguna otra agencia.

Elegir colocar tu oferta en varios lugares o en diversas agencias puede ir en detrimento del valor de la propiedad y de la imagen que proyecta de cara a posibles clientes, así como en la calidad del comprador que va a llamar a tu puerta.

Entonces, si has decidido no firmar ningún acuerdo de exclusividad porque tienes prisa por vender; ten en cuenta como factor fundamental que el precio que publiques sea exactamente el mismo en todos los medios que uses.

Recuerda que de hacer cualquier variación deberás notificar a tu inmobiliaria o agentes encargados. Dos precios distintos consiguen una total desconfianza del posible comprador con respecto a la venta de tu vivienda, así que no puedes arriesgarte.

4) Obtener resultados

Si eliges bien la inmobiliaria, vas a tener más probabilidades de éxito en su venta. Vender la vivienda antes, hace que tu patrimonio no merme tanto como si la vende unos meses más tarde

Asimismo, se cuidadoso con posibles ofertas engañosas. No te dejes llevar por aquellos que te ofrezcan valorar tu vivienda encima del precio de mercado, haciéndote falsas promesas de conseguir más y más dinero por ella.

Lo mejor es buscar una propuesta lo más realista posible que no solo busque atraer tu atención y ganarte como cliente. Y es que del precio que te digan en un primer momento al que luego acaben vendiendo tu vivienda seguramente variará.

Lo mejor que puedes hacer es tener paciencia una vez se inicie formalmente el proceso para lograr la venta. Esperar, ni más ni menos.

Deja que el agente inmobiliario trabaje sin prisa ni agobios, para que así logres vender tu vivienda por el precio esperado y las condiciones acordadas.

5) Pregunta por referencias

También puede ser importante que preguntes a tus familiares, vecinos, amigos y conocidos con qué inmobiliaria han comprado o vendido en algún momento. Dejarte aconsejar te dará algunas otras pistas sobre tips o servicios que debas considerar.

6) Busca inmobiliarias asociadas

Que la inmobiliaria esté asociada a un grupo del ramo es un buen síntoma. Te permitirá entender los procesos y te asegurará que en sus oficinas solo forman parte verdaderos profesionales del sector.

También es importante tener en cuenta si la inmobiliaria pertenece a una franquicia. Que lo esté o no, no es necesariamente malo ni bueno, pero ciertamente una cadena de franquicia puede ofrecerte una serie de garantías de éxito debido a mayor presencia en distintos portales y  una cartera amplia de potenciales clientes.

7) Apoyo en el proceso

Otro de los factores a tener en cuenta es servicio integral a lo largo de todo el proceso, que será mejor en función del equipo de respaldo del profesional, de la especialización de los mismos y de la ilusión y pasión que desarrollen como equipo.

8) El mismo precio

Ya te mencionamos anteriormente es importante no dejar pasar lo concerniente al precio del inmueble. Es muy importante que el precio que publiques en Internet (si es el caso) y el precio de la inmobiliaria sean idénticos.

El comprador busca su vivienda casi exclusivamente por Internet y encontrar dos precios diferentes hará que desconfíe antes que beneficiarle. No olvides que un cliente con desconfianza, sencillamente no compra.

9) Pide compradores cualificados

Pide que te den detalles de cómo se realizan las visitas a la propiedad. Un buen agente no tendrá problemas en explicar la cualificación de compradores o vendedores.

Esto también te permitirá asegúrate de que la inmobiliaria esté seleccionando correctamente a tu posible comprador.  No permitas que te lleven clientes cuya financiación no hayan estudiado de forma previa, o que las características de su propuesta no encajen en las necesidades.

10) Al margen de la negociación

Aunque tú seas el mayor interesado ten en cuenta que no debes intervenir en las conversaciones o gestiones de cualquier tipo entre la inmobiliaria y el comprador durante la visita. Sin querer, vas a incorporar elementos que pueden poner en peligro la operación”.

Confía en que estás trabajando con profesionales, ellos sabrán cómo hacer la mejor negociación. Dirígete siempre a la inmobiliaria que has contratado, para eso les pagas

11) Prioriza por los compradores

En estos momentos, la parte más interesada en cerrar la operación es sin duda el propietario. Si quieres vender, debes adaptarse a la disponibilidad horaria de los clientes así que establece tu agenda en base a la disponibilidad es ellos.

12) Ten paciencia

Vender es un arte y una ciencia. No desesperes durante el proceso. La inmobiliaria que escojas siempre deberá mantenerte al tanto de todo lo que está pasando con el inmueble, responder tus inquietudes y sugerencias en cualquier momento, así como darte asesoría legal, notarial, bancaria, comercial e inmobiliaria.

Comparte esta propiedad
× ¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?